El Ingeniero Médico Juan Carlos Castaño Hernández, después de 20  años de investigación y estudios científicos, desarrolló la pureza del  ozono, al cual denominó OZONO MÉDICO CLÍNICO, con una tecnología  única en el mundo que se caracteriza por la efectividad y rapidez en los  tiempos de respuesta, tanto en el manejo de diferentes patologías en el  área médica como en sus aplicaciones en el área industrial para la  desinfección de alto nivel por vía aeróbica o acuosa.

Debido a su pureza, el OZONO MÉDICO CLÍNICO posee propiedades  especiales, las cuales se diferencian a las manejadas a través de los  dispositivos que se fabrican y utilizan en diferentes países, ya que estos  producen “Ozono Industrial”.